Bep Academy

branding

10 beneficios concretos del Employer Branding

By No Comments

Desafortunadamente muchas empresas todavía no se dan cuenta de los grandes beneficios que reporta crear una buena marca empleadora en su propia organización. Piensan que la marca empleadora es la misma que se desarrolla como marca comercial para sus clientes finales y siguen dejando esta labor sólo en manos del área de marketing al promocionar sus productos y servicios. Nada más lejano de la verdad, aunque en un punto determinado convergen ambas.

Continue reading

Crear una marca empleadora como estrategia de posicionamiento

By 1 Comment

Es una realidad que el entorno social y empresarial en el que vivimos actualmente es sumamente competitivo. Empresas van y vienen a un ritmo más acelerado del que quisiéramos, ya que solo el 30% de las empresas nuevas supera los 5 primeros años de vida.

Es por ello, que hoy más que nunca debemos SER y parecer diferentes del resto, para sobresalir en el mercado laboral y empresarial. Hoy más que nunca debemos ocuparnos de tener claro el valor agregado que aportamos a la sociedad y al entorno, pero mucho más importante es saberlo transmitir a nuestros clientes y futuros empleados.

El Employer Branding o Marca Empleadora, tiene que ver con la reputación que tiene una empresa respecto a su gestión de RRHH, es decir, a su trato con sus empleados.

Continue reading

La magia de generar emociones y resultados.

By Comentarios desactivados en La magia de generar emociones y resultados.

El mayor deseo de cualquier empresario, es tener clientes que a pesar de cualquier circunstancia, se mantengan fieles a su marca. De la misma forma, el sueño de todo lider es generar en sus seguidores ese compromiso, entusiasmo y lealtad que a pesar de un mal día o un mal trato, se mantengan felices de pertenecer a su equipo.

Pero, cómo podemos lograr esto? indudablemente con un poco de esfuerzo y bastante dedicación y seguimiento.

Tanto si eres empresario como si eres lider de un área o un equipo de trabajo, debes saber que todos los seres humanos nos movemos por lo que sentimos, nos enganchamos con aquello que nos provoca una emoción. Este mundo se mueve por las emociones, es decir, nos guiamos por los sentimientos que nos generan las marcas y productos que consumimos, así como por las emociones que nos produce la empresa y el jefe para el que laboramos.

En el mercado y en todos los ámbitos de la vida no se compite por el dinero de las personas, se compite por sus emociones. Por generar experiencias y sensaciones que provoquen emociones duraderas en la gente.

Pero esto no es nuevo, una de mis primeras experiencias laborales y, debo decir, que aún hoy la recuerdo como la mejor experiencia de mi vida, fue para una empresa de entretenimiento, la pionera en cambiar la manera en que se exhibian las películas en México, Cinemex. Fue el suceso del momento, ya que revolucionó completamente la forma en que se manejaba el negocio de la exhibición cinematográfica, a lo que es hoy día.

Los cines, dejaron de ser esas enormes salas de 300 o más butacas, donde se exhibia una sola pelicula durante varias semanas y si asistias a la función de las 6 o las 8 tenías que estar pendiente de no encontrarte con un bicho corriendo por tus pies, ya que no se limpiaba la sala después de cada función, imagínate la suciedad. La dulceria vendía palomitas frias que entregaba una camioneta una vez al dia y el servicio lo proporcionaban personas mayores que normalmente estaban sentados en una butaca medio rota en la entrada del cine y que trataban al cliente con poca o nula cortesía.

Transformar esta manera de hacer negocio, costo tiempo, dinero y esfuerzo, al principio no fue fácil para la gente entender porque el costo de un boleto de cine incrementaba más de un 100%, sin embargo, al vivir la experiencia, la gente salía feliz. Cierto, que la calidad de los productos era inmejorable, que la limpieza, la exhibición y el servicio eran extraordinarios, pero lo más importante y lo que verdaderamente marcó la diferencia fue la MAGIA, es decir, las emociones y sentimientos que se experimentaban en cada visita. Así, a la gente dejó de importarle tanto pagar mucho más, por sentir mucho más.

Sin embargo, la verdadera magia fue hacer que los colaboradores sintieran como propia esta Misión y propósito de SER. Y fué tan fácil inspirar esta filosofía en todos los colaboradores, sabes porqué? Porque esa marca tenía ALMA, tenía vida y espiritu propio. Si, estaba muy bien planeada la estrategia, los objetivos claros, los indicadores alineados, pero sobre todo los valores y la cultura organizacional tan bien definidos y respetados por todos, que era fácil vivir la misión de la empresa cada dia:  «Ser los mejores en divertir a la gente». El propósito de cada uno de los que laborabamos ahí, era Ser los mejores en cada una de las cosas que nos tocaba hacer y en cada una de las oportunidades que teniamos de brindar servicio a nuestros INVITADOS (término que se usaba para referirnos a los clientes), no importaba si eran externos o internos. Aprendimos a trabajar con pasión, entusiasmo y entrega, sin olvidar divertirnos siempre y a dar lo mejor de cada uno de nosotros, es decir, movieron nuestras emociones. Como consecuencia, la lealtad y satisfacción del personal era muy alta, la rotación voluntaria sorprendentemente baja para ese tipo de sector y la productividad inmejorable, lo que llevo a la empresa a crecer más rápido de lo planeado, 5 complejos cinematográficos en 2 años. Y en los años subsecuentes, muchos más…

Esto mismo, es lo que han hecho otras marcas, Starbucks por ejemplo, la gente no compra ahí porque sea el mejor café del mundo o el de mejor precio, sino por las emociones que genera. Es el sentimiento de pertenencia a un clan y a un ambiente especial lo que produce que la gente se afilie a la marca. Es hacer comunidad con otras personas que piensan y sienten de la misma forma, es incluso aspiracional.

Si entiendes lo importante que es llegar a las emociones de la gente, tanto colaboradores como clientes, tu empresa seguro logrará el éxito, de lo contrario estará destinada a fracasar. Encuentra tu propia magia.