1. Son buenos coaches. 

2. Delegan y empoderan a su equipo

3. Se interesan por el éxito y bienestar personal de los miembros del equipo

4. Son productivos y orientados a resultados

5. Son buenos comunicando y escuchando

6. Ayudan a los empleados en su desarrollo de carrera

7. Tienen una visión clara y una estrategia

8. Tienen habilidades técnicas

En resumen, le ayudan a los empleados a establecer objetivos pero dan la libertad de trabajar y ejecutar a su modo. Su principal herramienta es la retroalimentación, comunicando las cosas en las que las personas pueden mejorar sin temor a entrar en conversaciones a veces difíciles. No todo tiene que pasar por su aprobación y supervisión antes de ser entregado al cliente o siguiente área. Se interesan por su desarrollo profesional conociendo las fortalezas y debilidades de la persona lo cual es muy motivador para el empleado.

Después de un año de entrenamientos y coaching gerencial, Google pudo percibir una notable mejora en las evaluaciones de sus gerentes. Aplicarlas en cualquier organización puede ser una forma intuitiva de iniciar el cambio sin embargo, cada quien deberá analizar su forma de operar y las cualidades que mejor apliquen para cada quien.
El coaching para líderes es una manera de promover la mejora continua y el desarrollo de los equipos. Si quieres probarlo o conocer más del tema contáctanos.